Desayuno de trabajo 30-05-2019

Desayuno 30 de mayo, 2019

Expositores: Martín Rodríguez y Mercedes Marcó del Pont.

 

“Como la sombra al cuerpo, el fenómeno de la fuga de capitales en la Argentina explica la dinámica del endeudamiento. La restricción externa sigue siendo el principal condicionante, tanto por su efecto desestabilizador de corto plazo como por el drenaje de excedente imprescindible para sostener un proceso de crecimiento de largo plazo”.

Atravesados por el año electoral, los desayunos de FIDE vienen estando dedicados al análisis conjunto de la coyuntura económica y la situación política argentina. Lanzada la fórmula opositora Fernández – Fernández, el mapa electoral va tomando forma en un entorno nacional, regional e internacional plagado de desafíos.
“La restricción externa sigue siendo el principal condicionante para el despliegue de un nuevo proceso de crecimiento y desarrollo”, dijo Mercedes Marcó del Pont, Presidenta de FIDE. “Los números del mercado cambiario de los primeros cuatro meses del año siguen indicando una situación de extrema vulnerabilidad. La fuga sigue siendo el principal factor explicativo de la demanda de dólares, en segundo lugar aparece la deuda y en tercer lugar las importaciones, reducidas como producto de la contracción en el nivel de actividad”, afirmó.
“La estabilidad cambiaria de las últimas semanas es producto de los desembolsos del FMI. Hacia adelante la pregunta es si el apoyo del FMI será suficiente para llegar hasta octubre”, explicó Marcó del Pont. “Si se acelera la dinámica de la fuga los dólares no alcanzan, ¿aparecerá otro tipo de apoyo financiero de los Estados Unidos?”, se interrogó.
“Más allá del derrotero que nos deparen los próximos meses, me gustaría llamar la atención sobre los problemas estructurales de la economía argentina”, agregó Marcó del Pont. “El próximo gobierno estará obligado a realizar una lectura correcta de las condiciones de posibilidad de un nuevo proyecto económico y social”, explicó Marcó del Pont. “El contexto internacional es adverso, la región tampoco tracciona, el contrato ciudadano solo será funcional si logramos identificar correctamente a los actores sociales y sentarlos a la mesa”, agregó Marcó del Pont. “Para tener alguna oportunidad duradera de poner la economía en pie es indispensable lograr un compromiso por el lado de la acumulación, de la inversión productiva. De lo contrario, la recuperación del consumo sin contraparte nos llevará otra vez al estrangulamiento externo”, dijo Marcó del Pont.
La combinación supone un programa de estabilización y un programa de reindustrialización. Para ello será necesario un compromiso denodado de la inversión. “El desafío sigue siendo el problema de la acumulación del excedente y la fuga; en un país que necesita desesperadamente transformar su estructura productiva para convertirse en una sociedad verdaderamente inclusiva, es una cuestión que hay que abordar”, concluyó Marcó del Pont.
 
En la segunda parte del Desayuno contamos con la presencia del periodista y escritor Martín Rodríguez. Rodríguez escribe. Lo hace de distintas formas (incluyendo la poesía) y en distintos (y muy prestigiosos) medios: Revista Anfibia, Panamá, Le Monde Diplomatique, entre otros. Lo caracteriza su visión aguda y una particular creatividad para caracterizar la realidad política argentina como si fueran fotos, postales, que todos y todas puedan entender.
“Como alguna vez escribí, el macrismo llegó al poder para devolverlo. Y esa devolución (que puede verse en forma concreta en el alivio fiscal campo, en el desguace de la ley de medios y en el resurgimiento de Comodoro Py) desestabilizó la autoridad presidencial, en un país presidencialista”, comenzó Rodríguez. “Esta maniobra vino acompañada de una cierta sociología o forma de comunicación según la cual nos gobiernan poderosos que aparecen como débiles”, aclaró.
“Una de las principales propuestas de este gobierno de poderosos débiles fue volver al mundo. Volver a ser normales, que, de acuerdo con la visión del macrismo, es volver al mundo”, agregó Rodríguez. “Justo volvieron al mundo cuando el mundo ya no estaba: el macrismo volvió a un mundo que le falló”, completó Rodríguez.
“Sin embargo, me parece interesante reflexionar sobre la idea de la normalidad, de lo normal. Me animo a decir que la normalidad en la Argentina es poder construir un país de clase media. Un país de clase media es, por definición, un país extremadamente complejo, un país donde manda el consumo y donde también se ahorra en dólares”, agregó Rodríguez.
De acuerdo con Rodríguez, el pueblo macrista nace en el 2008, en el conflicto con el campo. “Macri es hijo de la crisis del 2001 y en el 2008 a las clases medias de CABA se le suma la zona núcleo”. “Estamos en una coyuntura política que puede tener como resultado el fracaso de Macri en las elecciones. Sin embargo, eso no quiere decir que su modelo esté acabado. Un proyecto para minorías con un relato según el cual en la Argentina solo unos pocos millones trabajan y pagan (muchos) impuestos, mientras que la mayoría vive del Estado. Esta y otras simplificaciones tienen un enclave fuerte en la sociedad argentina” explicó Rodríguez.
“Hacia adelante, pensando en lo que hay que construir, mi propuesta es romper el espejo de la grieta”, dijo Rodríguez. “Tenemos que buscar nuevos acuerdos y hacer política. También tenemos que estar en condiciones de contener e incorporar fragmentos, elementos de la crítica al peronismo. Para ganar hay que volver a humanizar la política”, concluyó Martín Rodríguez.

Desayuno de trabajo 24-04-2019

“Nunca es triste la verdad…la fuga sigue siendo el principal problema de la economía argentina. Durante el gobierno de la Alianza Cambiemos se fugaron US$ 66.000 millones de dólares y durante el kirchnerismo este fenómeno constituyó una manifestación de la financiarización”.
 


24 de abril, 2019
 


Expositores: Ignacio Ramírez y Mercedes Marcó del Pont.
 


El desayuno de FIDE estuvo dedicado al análisis conjunto de la coyuntura económica y la situación política argentina. El desayuno se produce a pocas horas del lanzamiento editorial realizado por la ex presidenta (CFK) en un clima económico de gran pesimismo anclado en todos y cada uno de los datos de la realidad económica y social argentina.


“Durante el anuncio del Plan Alivio el, ministro de Hacienda se refirió a un pacto de caballeros: no existe tal cosa en el capitalismo. Lo que existe es el estado con su capacidad de intervención y regulación o, por defecto, un estado inerte que se posiciona como observador de lo que resuelve el mercado”, dijo Mercedes Marcó del Pont, Presidenta de FIDE. “Los precios esenciales no constituyen un congelamiento y tampoco se trata de una política de ingresos, como dijo el Ministro. El congelamiento de los precios de un conjunto tan acotado de productos simplemente no tiene ningún impacto sobre el bolsillo de la población”, dijo Marcó del Pont.
“El acceso a créditos a una tasa del 50% y la insistencia en las medidas estructurales típicas de un programa neoliberal—explicó Marcó del Pont— ponen de manifiesto la voluntad, aún luego de su fracaso rotundo, de insistir con esta agenda anacrónica e inviable. Esto es tan así que el costo fiscal de algunas de las medidas anunciadas (especialmente las vinculadas con la trayectoria de corto plazo de las tarifas) serán compensadas, siempre de acuerdo con las palabras de las autoridades, con incrementos en la recaudación”.
“Para llegar a octubre el gobierno necesita que el dólar no se mueva”, agregó Marcó del Pont. “La inercia inflacionaria ya es muy elevada y un nuevo cimbronazo en el tipo de cambio sería letal. Todavía queda, de hecho, un traslado incompleto de los precios mayoristas a los minoristas producto de la devaluación del año pasado”, explicó Marcó del Pont. “Por ese motivo, es crucial que el dólar esté calmo. Y el Gobierno tiene un apoyo conmovedor por parte de los EE.UU. que se traduce en un acompañamiento pragmático por parte del FMI. Eso es una buena noticia para el Gobierno, porque le permite posponer el calamitoso desenlace y es, al mismo tiempo, una pésima noticia para el próximo Gobierno, con independencia de su signo político ideológico”, agregó Marcó del Pont. “Para tener una idea de la dimensión de ese apoyo bien vale la pena recordar que el Gobierno ya utilizó el 70% del préstamo que facilitó el FMI. Con esos dólares el Gobierno puede seguir adelante, fumándose claramente las reservas (que están artificialmente altas con dólares prestados) pero posponiendo la devaluación para después de las elecciones”, dijo Marcó del Pont.
En un escenario que Marcó del Pont caracteriza como poco probable, el Gobierno apuesta a que la codicia le gane al miedo y los argentinos continúen (por codicia o por necesidad) en pesos. “La restricción externa tiene muchas facetas. La faceta de la deuda que reintrodujo como problema el Gobierno, la del desequilibrio comercial (vinculado con las características estructurales del entramado productivo argentino) y, también, se expresa en la fuga. Esta última ha sido y sigue siendo el talón de Aquiles de la economía argentina. Dicho de otro modo, el desafío sigue siendo el problema de la acumulación del excedente y la fuga, en un país que necesita desesperadamente transformar su estructura productiva para convertirse en una sociedad verdaderamente inclusiva”, concluyó Marcó del Pont.
 
En la segunda parte del desayuno contamos con la presencia del Lic. Ignacio Ramírez. Ramírez es sociólogo, encuestador y consultor económico, Director de la Maestría en Opinión Pública y Comunicación de FLACSO. Asesoró a distintos candidatos aquí en la Argentina y en otros países de la región y se caracteriza por una mirada aguda y provocativa de la realidad política argentina.
“Asistimos a una escena plagada de incertidumbre y fragilidad, donde todavía podemos tener varias sorpresas. Sin embargo, también parece haber —en particular a partir del anuncio de ayer respecto al libro de CFK— algunas certezas”, comenzó Ramírez. “Lo digo de otra forma, trabajemos en el desayuno de hoy con la hipótesis de una candidatura confirmada de la ex presidente”, aclaró.
“Esta hipótesis de trabajo está sustentada en el marco teórico que nos proporciona aquello que en la ciencia política se conoce como el voto económico o voto retrospectivo. Se trata de un asunto largamente estudiado. La idea principal es que en las elecciones el pasado aparece como algo tangible en contraposición con un futuro plagado de promesas, lo que equivale a decir que la gente vota por aquello que pasó, por aquello que fue capaz de realizar”, agregó Ramírez.
“En contraposición a la idea según la cual los oficialismos reeligen con cierto grado de facilidad, la idea del voto retrospectivo se refiere a la evaluación que los votantes hacen de los resultados de la gestión. Basado en esta idea, me parece interesante que tratemos de entender cuál es la estrategia de Cambiemos para ganar las próximas elecciones en un contexto económico francamente adverso” dijo Ramírez.
De acuerdo con Ramírez, es importante observar qué estrategia despliega el Gobierno, “porque ellos siempre fueron propicios a pensar que existe una cierta verdad en la hipótesis del voto retrospectivo”. “Aunque con algunas adaptaciones —me interesa plantear el asunto en términos de mapa y territorio o realidad y representaciones—, el Gobierno de Macri siempre tuvo una estrategia consciente respecto al voto vinculado al desempeño. El primer año la lectura o el desvío que permitió unificar la realidad y la representación (o el territorio y el mapa) fue en torno a la pesada herencia; luego sobrevino la idea de una crisis internacional o un conjunto de eventos internacionales desafortunados que impactaron en la economía argentina. En esta nueva etapa la apuesta del gobierno es a un voto retrospectivo y racional pero fundamentalmente un voto moral”, explicó Ramírez.
“Este voto moral también puede ser interpretado como una forma de digerir controladamente el fracaso y/o plantear un voto que tiene una utilidad superior, de tipo ético. Eso permite articular en los votantes dos ideas que parecen contrapuestas: me va mal pero lo voy a volver a votar a Macri”, agregó Ramírez.
“Mi opinión hoy es que esta elección se define en la grieta. No hay un tercer espacio. Esa ancha avenida del medio no existe. Porque, ¿quién dijo que están en el medio? ¿sabemos que están en el medio? ¿o incluso que se trata de personas moderadas? Creo que se trata más bien de votantes con posiciones muy extremas que bien pueden estar ubicados en cualquier lugar del mapa político”, explica Ramírez.
“En cuanto a la vigencia de CFK, podríamos resumirla en tres aspectos: como símbolo (de un conjunto de ideas y prácticas), como un emergente del fracaso económico de Macri y, también, como una construcción del propio Macri, porque en política siempre se elige al adversario: es el propio Gobierno el que le otorga el protagonismo a CKF. Al mismo tiempo, la figura de CFK tiene un peso específico importantísimo, se trata de una protagonista excluyente. Durante todo este tiempo de silencio hizo exactamente lo que un buen político debe hacer: hizo política en una escena de ausencia calculada, que, leída con el diario de hoy, bien podría caracterizarse como una estrategia política impecable”, dijo Ramírez.
“El tercer candidato no se va a consolidar si los otros dos lados de la grieta están. Esa tercera posición es en realidad un pantano; allí no se puede construir nada y el espacio que supuestamente ocupa se centrifuga al momento de las elecciones, es como un espejismo, cuando te acercás no hay nada”, concluyó Ignacio Ramírez.

Desayuno de trabajo 12-12-2018

Para cerrar el año 2018 FIDE convocó a una sesión especial de sus clásicos desayunos. El encuentro tuvo lugar el día miércoles 12 de diciembre por la mañana y convocó a Beto Quevedo, al Bebe Righi, Carlos Tomada y Mercedes Marcó del Pont.
A continuación, compartimos con ustedes algunas de las principales reflexiones del encuentro que tuvo como eje articulador “Pensar el 2019”.

 

Carlos A. Tomada

“La verdad es que para no ser banales tenemos que empezar por clarificar la situación: hoy, aquí y ahora hay una cantidad importante de compatriotas que la están pasando muy mal, que están angustiados y que no saben cómo seguirán sus vidas durante el 2019.”

“Nosotros no podemos naturalizar la idea del ajuste y tampoco podemos caer en la trampa de pensar para qué sirven las manifestaciones, para qué sirve salir a la calle, para qué sirven los paros. Todos los derechos se consiguen y se defienden en la calle: las ocho horas de trabajo diarias, el aguinaldo, las licencias pagas, los aportes jubilatorios, el acceso a la salud fueron todas conquistas producto de las manifestaciones populares.”

“Hay que reconocer que este gobierno, sin grandes reformas ni leyes, ha logrado modificar la estructura ocupacional argentina, es decir, la relación de fuerzas entre el capital y el trabajo. El trabajo en el sector privado, en relación de dependencia y por tiempo indeterminado que caracterizada a la sociedad argentina se debilita día a día. Mientras tanto, el 90% del trabajo que se ha generado desde la asunción de la Alianza Cambiemos es autónomo (de supervivencia, no profesional) y trabajo precarizado, es decir, sin aportes jubilatorios ni acceso a los servicios de salud.”

“Aquí no hay una explosión de emprendedores, ni una masa creciente de jóvenes que trabajan en espacios llenos de verde y con horarios flexibles, esto es trabajo flexibilizado y precarizado. Hacia el 2020 nuestro espacio tiene el desafío de pensar un conjunto de políticas que puedan recuperar esa tradición, característica de la Argentina, basada en el trabajo de calidad para todas y todos.”

 

Alberto Quevedo

“El gobierno de Cambiemos ha desplegado un aparato ideológico muy eficaz. Se trata de un proceso de deconstrucción de derechos que se basa en una batalla cultural con muchas aristas. El miedo a la inseguridad, la idea de que la equidad no es tan relevante como la libertad, la lógica según la cual la igualdad le hace mal a la democracia, a la economía, al progreso, a la inversión, incluso a las vidas individuales.”

“Cambiemos también ha logrado articular un bloque histórico de poder muy poderoso. No tenemos que olvidar el resultado de la encuesta en el Coloquio de IDEA de este año: a todos les va mal pero están dispuestos a volver a votar a este gobierno.”

“En el 2019 el gobierno va a fijar la agenda. Tenemos ejemplos recientes paradigmáticos de la fortaleza discursiva del gobierno en un entorno mediáticos completamente favorable: el asunto Boca-River, el protocolo de seguridad que atrasa entre 2003 y 300 años…nos deja en la etapa previa a la Revolución Francesa.”

“En este contexto, uno de los desafíos para el 2019 para las fuerzas populares será desarrollar un bloque de poder que permita ganar las elecciones y luego gobernar en base a un proyecto de desarrollo nacional. Para ello tendremos que pensar qué hacer con el enojo, como transformar la autocrítica en un conjunto de políticas a futuro que contemplan todo aquellos que se hizo mal, que quedó incompleto, que estaba errado. Esa es la autocrítica que necesitamos: un ejercicio que nos permita armar la agenda del futuro.”

“Nuestro proyecto tiene un horizonte ético de la política. La equidad, los derechos humanos, el trabajo de calidad para todos y todas, y esa agenda se discute y se impone en la calle, en las manifestaciones. En cambio, el gobierno de Mauricio Macri es puro pragmatismo, no hay principios, hay un aparato mediático, ideológico muy eficiente que recoge cuestiones que circulan en la población.”

Esteban  Righi

“Mi sensación es que hoy el derecho importa poco. Y ese ha sido mi ámbito de desarrollo profesional y estudio. Vivimos una etapa en la que los resultados parecen primar por sobre la idea básica de justicia.”

“El poder judicial argentino viene en un largo camino de decadencia que, alguna vez, charlamos aquí en FIDE. Sin embargo, siempre existió un conjunto importante de resoluciones de este poder, digamos el 25 o 30%, en las que los intereses de grupos particulares, económicos, no lograban su cometido y, en cambio, primaban sentencias vinculadas a la razón, a la justicia. Hoy ese porcentaje está en jaque.”

“Al mismo tiempo, y con independencia de mi pesimismo, hay cuestiones muy importantes para la democracia argentina que están consolidadas. Que aparecen como logros colectivos muy importantes donde no parece posible ningún retroceso. Las causas vinculadas con los DD.HH. luego de la Dictadura constituyen, sin duda, un ejemplo de estas conquistas sociales. Allí no se ven resquicios para una vuelta atrás. Eso es muy importante.”

 

Mercedes Marcó del Pont

“La perversa incorporación a la lógica de la valorización financiera a partir de Diciembre de 2015 constituye la principal contradicción con las posibilidades del desarrollo económico y social de la Argentina. No cabe sorprenderse frente al hecho de que luego de tres años de gobierno de la Alianza Cambiemos todos y cada uno de los indicadores económicos y sociales de la Argentina han empeorado.”

“La dinámica de la economía argentina no converge hacia el equilibrio. Todo lo contrario, se agudizan las condiciones de crisis. Sin embargo, no creo que la economía vaya a ser el eje de la discusión el año que viene. Aunque en una situación de debilidad estructural tan importante como la que hoy presenta la economía argentina es difícil descartar nuevos cimbronazos como el que vivimos en la corrida cambiara entre mayo y agosto de este año, también es juicioso tener en cuenta que el gobierno va a ser todo lo que esté a su alcance para lograr una cierta sensación de estabilidad económica el año que viene.”

“Los elementos concretos que el gobierno pone sobre la mesa para proyectar un mejor año están vinculados con el acceso a los fondos necesarios para pagar la deuda—previstos en el acuerdo con el FMI—, las proyecciones de buenos resultados de la cosecha, la reducción en los niveles de inflación que permitirían frenar circunstancialmente el deterioro creciente en los ingresos reales de las personas y, por ende, una estabilización del consumo que este año se desplomó.”

“Tampoco se pueden descartar otros elementos que hoy no están claros como bien puede ser que aparezca alguna fuente adicional de dólares que permita posponer un nuevo desmadre cambiario. Sin embargo, creo que lo importante es que la construcción política que tenemos por delante para el año que viene tiene que estar diseñada para una situación económica mala pero no de crisis, en la que el gobierno buscara intensificar su agenda del odio.” 

Desayuno de trabajo 31-10-2018

“Luego de tres años de neoliberalismo, la Argentina vuelve a estar indefensa frente a los shocks externos. Todo el texto del Acuerdo con el FMI es una invocación a recuperar la confianza de los mercados… no hay fundamentos, ni causalidades: el rey está desnudo”.

31 de octubre, 2018

Expositoras: María Pía López y Mercedes Marcó del Pont.


El desayuno de FIDE estuvo dedicado al análisis de la coyuntura económica y a la discusión en torno a la política y las percepciones en sociedades como la argentina y la brasileña, cada una con sus modos y su historia a cuestas, en las que se observan, algunas transformaciones importantes.

El Desayuno tuvo lugar luego de la aprobación del segundo programa de la Argentina con el FMI y a escasas horas del triunfo de Jair Bolsonaro como presidente del Brasil.

“La primer falacia en la que incurre el Gobierno radica en poner la responsabilidad por el derrotero de la economía argentina en factores externos”, explicó Mercedes Marcó del Pont, presidenta de FIDE. “La Argentina vuelve a estar —como cada vez que tuvimos programas de corte neoliberal— sujeta a una extrema vulnerabilidad. Los factores externos que enumera el Gobierno eran absolutamente previsibles: el fin del ciclo expansivo en la política monetaria de los países centrales, el aumento de la tasa de interés, el triunfo de expresiones políticas que capturan parte del malestar en la globalización e impulsan políticas proteccionistas, todos estos elementos estaban claros en el horizonte, no representan sorpresa alguna ni constituyen cisnes negros”, dijo Marcó del Pont.

Los indicadores que hoy se observan en la economía argentina son asimilables al escenario adverso presentado por el staff del FMI en el mes de junio, en el marco del primer acuerdo firmado con la Argentina. Nada parece indicar que las cosas mejoren de aquí en adelante; por el contrario, la economía argentina presenta niveles muy elevados de vulnerabilidad.

“El segundo acuerdo con el FMI es suicida —explicó Marcó del Pont—, en particular, el peso de la deuda externa (pública y privada) ya ha alcanzado un nivel en relación con el tamaño de la economía argentina que es similar al que se observaba en el año 2001: un 75% del PIB. Este ratio no incluye la nueva deuda con el FMI, son datos oficiales que solo contabilizan las deudas hasta junio de este año”.

“La desaceleración de la inflación será el producto de una contracción del nivel de actividad y de la brutal devaluación del peso”, dijo Marcó del Pont. “El torniquete sobre la base monetaria, basado en la creencia anticuada que este Gobierno tiene en la relación directa y unívoca entre la emisión y la inflación, volverá a fracasar”, explicó. “Desconocen la evidencia histórica de la economía argentina donde la aceleración inflacionaria ha sido siempre producto de la devaluación”, agregó la economista.

“Los riesgos de un nuevo salto en la relación entre el peso y el dólar no pueden ser descartados. El préstamo con el FMI ha traído cierta pax cambiaria; sin embargo, una vez más el Gobierno incurre en un nuevo error cuando reemplaza —obligado por el FMI— las LEBAC por un nuevo instrumento (las LELIQ). Estas nuevas letras pagan una tasa sideral y representan una ganancia extraordinaria para los bancos, que son los únicos que pueden acceder a estos nuevos instrumentos. Los bancos estimulan la captación de depósitos a plazo fijo a una tasa que hoy está en torno al 50%, para poder tener más fondos para comprar LELIQ. Este canal representa un riesgo creciente, como consecuencia de la masa de pesos que se valoriza financieramente y que, eventualmente, querrá realizar su ganancia en dólares, especialmente en un año como el 2019, con elecciones presidenciales”, dijo Marcó del Pont.

La libre flotación cambiaria constituye otro condicionante importante del programa con el FMI. “Ahora no solo el BCRA tiene limitantes en su operatoria en los mercados spot y de futuros; también existe una prohibición de intervención al Tesoro. Cuando se produzca la próxima corrida cambiaria, el Gobierno no va a poder intervenir y la devaluación va a ser muy fuerte”, concluyó.


En la segunda parte del desayuno contamos con la presencia de la Dra. María Pía López. Doctora en Ciencias Sociales, socióloga, ensayista y escritora, es una aguda observadora de la realidad política y social argentina.  Es docente de la Universidad Nacional de General Sarmiento y, hasta diciembre de 2015, dirigió el Museo del Libro y de la Lengua de la Biblioteca Nacional.

“Las derechas son más internacionalistas que los movimientos nacionales y populares; tienen una estrategia global que se asienta sobre un conjunto de intereses económicos y geopolíticos. Por el contrario, nosotros vemos nuestro espacio de acción y reflexión a escala nacional y, en algunas oportunidades, la ampliamos hasta el nivel regional”, explicó María Pía López.

“La Argentina representa, en este sentido, un caso ejemplar. Tiene importancia aun cuando su tamaño y peso específico no pueda ser comparado con el de Brasil”, agregó López. “En la Argentina, de hecho, el neoliberalismo ganó las elecciones. En otros países de la región la resolución fue distinta, menos democrática que aquí”.

María Pía López se refirió a la “revolución de la alegría” que planteaba el macrismo con globos, bailes y la idea de que se podía conservar todo lo construido pero, a la vez, cambiar, estar mejor. “La elección que ellos hicieron en torno a la palabra cambio fue muy inteligente; sin embargo, esta no es la revolución de la alegría, más bien representa la revolución de la crueldad” explicó López.

“Pero esta crueldad, que se asienta sobre algunos elementos ideológicos, también se explica por cuestiones materiales, cosas cotidianas que suceden en los barrios. La demanda por seguridad es una realidad. Esa demanda luego se transforma, en la acción gubernamental, en un proyecto para agotar la indisciplina social. Como fue en otros momentos de la historia, con más violencia, el objetivo es destruir la ética de la cooperación y reemplazarla por la competencia y el mérito”, dijo López.

“El miedo es una base de sustentación formidable para las políticas reaccionarias. Es el miedo a perder la vida, la familia, a perder las cosas materiales. Ahí aparece el apoyo a un Estado policial, un reclamo por mayor seguridad y mayor crueldad. Y lo paradigmático es que muchos de los que votan por estas políticas serán, ellos mismos, víctimas de esas acciones. Eso se ve con claridad en el caso de Brasil. El neoliberalismo ha sido muy exitoso en establecer una cierta diferenciación entre vidas: están las vidas que vale la pena que se vivan y aquéllas que son descartables”, explica López.

“El macrismo hizo dos movimientos en los que ha resultado muy eficaz: por un lado, criminaliza la protesta social en el marco de una articulación entre la Justicia y los medios y, en segundo lugar, ató la política pública a la corrupción. Son dispositivos que han tenido un gran éxito”, agrega López. “Para superar una etapa como la que vivimos, donde parece ser que algunos votan incluso en contra de sus propios intereses, mi posición suele ser de apelación a la militancia sin ilusiones. No tenemos que esperar una crisis y tenemos que seguir organizándonos, con mucha paciencia, como decía Gramsci, con el optimismo de la voluntad y el pesimismo de la razón”, concluyó María Pía López.

 

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.