INFORME ECONÓMICO MENSUAL

Si desea suscribirse a este informe o adquirir el mismo, llámenos 4313 - 9494 / 4313 - 5137 o escríbanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Informe del mes de agosto de 2019

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Sumario 

No es necesario leer entre líneas para encontrar en el último informe elaborado por el staff del FMI reiteradas menciones a lo delicado de la situación argentina. La revisión a la baja de las hipótesis de crecimiento para 2019 y 2020 (del -1,3% y 1,1%, respectivamente) complican en modo inevitable también las proyecciones de sustentabilidad de la deuda. Para que la dinámica de la deuda no se torne explosiva se requiere que la tasa de crecimiento real de la economía supere a la tasa de interés real, y esa secuencia está lejos de garantizarse en el marco del modelo vigente. Alternativamente, forzar un mayor ajuste del gasto fiscal primario no parece ser un objetivo viable ni eficaz para mejorar el perfil del endeudamiento público.

Uno de los supuestos más fuertes de los ejercicios de sostenibilidad de la deuda realizados por dicho organismo está referido a la estabilidad cambiaria. En efecto, dado que una parte substancial de esos pasivos fue contraída en moneda extranjera, la hipótesis de que el tipo de cambio real se apreciará ayuda a mostrar mejores coeficientes de deuda. Pero dicha hipótesis es ciertamente inconsistente con la descripción que en el mismo documento se hace en relación a los riesgos que enfrenta el Programa, donde se menciona específicamente la posibilidad de que se verifique una creciente dolarización de activos que provoque presiones devaluatorias. 

Los datos oficiales describen una situación preocupante en ese frente. La demanda bruta de dólares para atesoramiento ascendió a cuarenta mil millones en el primer semestre del año, un 35% más que en 2018. Dado que también fue récord la desdolarización de carteras de los argentinos, en términos netos la fuga resultó menor que la del año pasado. Curiosa situación, donde se busca naturalizar que la suerte de uno de los mercados más sensibles (como es el cambiario) quede determinada de manera decisiva por las conductas de los “inversores” domésticos. En el actual contexto de liberalización cambiaria claramente la cotización actual del dólar no es la de equilibrio. La continuidad de esta estrategia fallida conduce inevitablemente a otro cimbronazo en ese mercado. La conducción económica, con la colaboración del FMI, está haciendo lo imposible (vende reservas, sube la tasa de interés, opera activamente en el mercado de futuros) para evitar que ese desenlace tenga lugar antes de las elecciones.

El Gobierno se rasgó las vestiduras ante la razonable sugerencia del principal referente de la oposición de que es necesario bajar las tasas de interés si se pretende restablecer el crecimiento y avanzar hacia una estabilización de la economía argentina. Desmontar el actual andamiaje de valorización financiera liberará recursos fiscales y cuasi fiscales que pueden ser reasignados a otras prioridades de la política pública. En particular, deberían estar destinados a recomponer la demanda interna. En ese sentido, que los ahorros depositados en los bancos dejen de ser parte de la bicicleta financiera y vuelvan a canalizarse hacia la economía productiva debería ser nuevamente una de las prioridades del BCRA, en cumplimiento, bueno es recodarlo, de lo que indica su Carta Orgánica.

Pero pecaríamos de voluntaristas si no planteáramos que una estrategia de esa naturaleza requiere que se generen condiciones para desdolarizar el ahorro doméstico. Como hemos mencionado en otras ocasiones, recuperar el manejo soberano sobre variables clave, como la tasa de interés o el tipo de cambio, no es posible en un contexto de apertura plena de la cuenta capital y cambiaria. Garantizar que el excedente económico generado internamente no se filtre hacia el exterior, sino que se canalice hacia la acumulación interna, mejorando las condiciones de la inversión y la distribución, constituye uno de los principales desafíos que enfrentará el próximo gobierno.

 

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.