Desarmando (otra vez) el relato monetarista

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

Desde hace cinco meses la inflación en la Argentina viene siguiendo un claro sendero hacia la desaceleración. Según información oficial del INDEC, el Indice de Precios al Consumidor registró en mayo de 2020 una suba mensual de 1,5%, lo que representa un 43,4% anual, el valor más bajo desde noviembre de 2017. Esto da cuenta de una tendencia a la desaceleración de los precios sostenida desde enero de 2020.

En paralelo a esto, y a las urgencias generadas por la pandemia del Covid-19, el Gobierno llevó adelante una política de fuerte expansión monetaria. Esto profundizó la dinámica de transferencias del BCRA al Tesoro que se venía registrando desde octubre de 2019, con el reperfilamiento de la deuda local.

Y fue en razón de esto que muchos economistas liberales aprovecharon la mayor flexibilidad monetaria para volver a cargar tintas sobre el riesgo de la aceleración inflacionaria. Incluso, dada la magnitud del programa de emergencia por el COVID19, han llegado a sugerir la posibilidad de una hiperinflación. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Las bases teóricas de estos planteos ortodoxos no encuentran su correlato en la coyuntura actual, y eso se debe en buena medida a la subestimación del control de cambios como ancla externa por parte de estos sectores. En este punto veremos que existen planteos teóricos más profundos sobre la naturaleza de la inflación como fenómeno económico y su dinámica en la Argentina en particular.


Revista Fide, Coyuntura y Desarrollo nº 394, 29 de junio de 2020.
Descargue la revista completa aquí

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.